jueves, 12 de octubre de 2017

Rosquillas de chocolate

Para hacer estas delicias veganas solo necesitamos unos pocos ingrediente sencillos.
Ésta es la versión que se hace con sartén, pero si quieres que sena un poco más bajos en calorías, puede cambiarse la forma de cocinado y prepararlas en el horno.


INGREDIENTES:
(para unas 8-10 rosquillas)
200 gr de harina de trigo integral
Ralladura de naranja
Zumo de una naranja
50 gr de azúcar moreno
2 cucharadas de aceite de oliva
1/2 vaso de leche vegetal (yo usé de avena)
una pizca de sal
1/2 sobre de levadura
Aceite para freir (yo puse 2/3 de aceite de girasol y 1/3 de aceite de oliva)

Para la cobertura: 
60 g de chocolate 70% puro
Una pizca de esencia de vainilla
Leche de avena
Sésamo tostado

PREPARACIÓN:

 En un bol, ponemos el azúcar moreno, la ralladura de naranja, el zumo y el aceite, mezclamos y calentamos un minuto en el microondas. Removemos de nuevo y dejamos reposar hasta que se enfríe.
Después, añadimos poco a poco la harina, una pizca de sal, la levadura, mezclamos bien y vamos añadiendo la leche  y amasando poco a poco  hasta que vaya quedando una masa homogénea, no muy blanda, pero tampoco seca (si ves que queda muy blanda, ve añadiendo un poco más de harina)
Después, hacemos bolitas con la masa, y con el dedo le vamos haciendo un agujero en medio a cada bola de masa para darle forma de rosquilla. Podemos ir poniéndolas sobre un trozo de papel vegetal con un poco de harina, dejamos reposando unos minutos.
Mientras, ponemos una cazuela o sartén honda al fuego y añadimos bastante aceite de girasol  y/o oliva para freir. Cuando esté bien caliente, bajamos a fuego medio y vamos friendo poco a poco las rosquillas, es importante no hacer muchas a la vez para que no se enfríe el aceite. La idea es que queden bien tiernas por dentro, por lo que no es aconsejable que se hagan a fuego lento, ya que quedarían muy secas.
Cuando las rosquillas vayan poniéndose doradas, las vamos sacando y poniendo sobre bastante papel absorvente. Una vez que hayamos hecho todas las dejamos enfriando mientras preparamos la cobertura.

Para la cobertura:
Ponemos un cazo con un poco de agua al fuego, introducimos dentro un bol metálico o de cerámica para derretir el chocolate al baño maría, ponemos en el bol el chocolate troceado y vamos dando vueltas hasta que esté medio derretido. Apartamos del fuego, añadimos la esencia de vainilla,  dos cucharadas de leche y removemos hasta que quede completamente derretido el chocolate.

Dejamos que el chocolate se temple un poco y preparamos una bandeja grande, vamos cogiendo una  a una las rosquillas por un lado y bañándolas en chocolate por el otro. Las colocamos en la bandeja con la cara del chocolate hacia arriba, cuando estén todas, esparce por encima el sésamo tostado. Por último, las dejamos en la nevera hasta que el chocolate esté completamente frío y se endurezca.








.


lunes, 28 de agosto de 2017

Helado casero en 4 pasos

Si te encantan los helados esta idea te va a gustar, se trata de hacer helados caseros muy sencillos, buenos y sanos, la mayor complicación ser´elegir de qué sabor lo quieres.
En las imágenes se ve cómo hacer un helado base, sencillo, de fruta y endulzante, pero puedes dejar volar tu imaginación y añadir extras: un poco de cacao, coco rallado, frutos secos...















martes, 11 de julio de 2017

Tostas de crema de plátano y algarroba

Ingredientes:
1 plátano
1 cucharada de harina de algarroba
1/2 cucharada de panela o azúcar moreno
un chorrito de leche de almendras
2 cucharadas de frutos secos (yo usé sésamo, pipas de girasol, pipas de calabaza y nueces partidas)
1/2 cucharada de panela (otra)
Rebanadas de pan moreno


Preparación:
Pela y corta el plátano en rodajas y ponlas en un bol, añade la harina de algarroba, y la media cucharada de panela y tritura, ve añadiendo poco a poco la leche de almendras hasta que vaya quedando una crema espesa (puedes hacerlo chafando con un tenedor, pero si no queda muy fino, usa la batidora). Guárdalo en  frío mientras sigues con la segunda preparación.
Calienta una sartén y tuesta los frutos secos removiendo de vez en cuando, mejor con el fuego bajito para que no se quemen. Después apaga el fuego e incorpora la media cucharada de panela, remueve bien y aparta.
Por último, tuesta el pan y unta la mezcla de plátano, pon encima un buen puñado de frutos secos, y a disfrutar...






domingo, 11 de junio de 2017

Seitán, qué es y cómo prepararlo

Hoy iba a subir un post con una receta de seitán, pero últimamente bastante gente me ha preguntado
qué es el seitán, así que me ha parecido buena idea escribir primero uno explicando qué es y cómo se hace:

El seitán es una especie de "carne vegetal" hecha a base de gluten de trigo, su uso tradicional proviene de la cocina china y japonesa, y en occidente se ha adoptado sobre todo en dietas veganas y vegetarianas como sustituto de la carne en numerosas recetas, ya que su consistencia es similar a la de algunas carnes.

Se puede preparar en casa desde cero, aunque el proceso es sencillo, es un poco lento, ya que consiste en hacer una masa de harina de trigo y agua, que hay que lavar varias veces hasta que el agua salga transparente, lo que significa queda sólo queda el gluten de trigo, una vez que la masa es sólo gluten y agua, se vuelve a amasar, se forma un óvalo o cilindro, y se pone en un cazo cubierto de agua con un buen chorro de salsa de soja, una pizca de sal y especias al gusto (yo recomiendo poner bastante cantidad de hierbas y condimentos para que quede sabroso), después se cuece aproximadamente una hora. Una vez pasado ese tiempo, el seitán debe quedar compacto, y para utilizarlo solo hay que dejar que se enfríe y cortarlo en láminas o dados.

Otra opción es comprar el gluten de trigo, que ya venden en muchos supermercados, tiendas de dietética y de productos eco, y de esa manera evitas todo el proceso de lavar la masa de harina.
También se puede comprar seitán hecho en muchos establecimientos,que suele ir en filetes ya cortados.
El seitán se puede comer sólo, hecho a la plancha y acompañado de alguna salsa, también puede añadirse a guisos y estofados, rebozado, frito, en salteados, y prácticamente de todas formas, ya que es un alimento súper versátil. En cuánto a sabor, no le caracteriza un gusto muy intenso, así que aconsejo añadir especias y salsas para acompañarlo.

Pronto subiré a este blog alguna idea de receta con seitán, así que si quieres estar al tanto, puede seguirme en Facebook, @veggiedidi (haz clic sobre el icono):
https://www.facebook.com/veggiedidi/


viernes, 12 de mayo de 2017

Daditos de manzana con coco y cocholate


Hoy propongo una receta dulce, que se prepara en 5 minutos y que queda genial aunque seas un manazas con los postres (jejeje). 
Sólo el olor que queda en la cocina cuando lo estás preparando, es una maravilla ;)



¿Qué necesitas?
(para dos personas)
 Una manzana verde grande
Dos cucharadas grandes de coco rayado
Una  cucharada de panela (también vale azúcar moreno)
Una cucharadita de canela
Una onza de chocolate puro
Un poco de agua

¿Cómo prepararlo?
Pon un cazo al fuego, pon a panela y remueve a fuego suave, cuando vaya empezando a oler a tostado, ve agregando agua templada, muy poco a poco sin dejar de remover. Cuando quede una especie de sirope, añade la manzana cortada en dados y remueve durante unos tres minutos, hasta que la manzana vaya quedando un poco blanda por fuera, pero siga crujiente por dentro. Por último, apaga el fuego, incorpora la onza de chocolate rayada, el coco rayado, la canela, y mezcla suavemente para que el chocolate se derrita con el calor que queda.
Puedes servirlo templado o frío.






martes, 21 de febrero de 2017

Semillas de chia. Cómo incluirlas en tus platos.

💚Las semillas de chia son muy nutritivas y es recomendable incluirlas en tu dieta, pero... ¿Cómo utilizarlas? ¿Cómo incorporarlas en tus platos? En este vídeo te dejo algunas ideas básicas, a partir de ellas, puedes usar tu imaginación para usarlas ¡de mil maneras! 😋




jueves, 16 de febrero de 2017

Escalopes de quinoa, zanahoria y calabacín




Ingredientes:
2 cucharadas grandes de harina de trigo (yo uso integral, pero vale también la refinada)
1 cucharada de harina de maíz
1 chorrito de cerveza
1 zanahoria 
1/2 calabacín
1/2 taza de quinoa 
Ajo en polvo
Sal
Cúrcuma
Aceite de oliva


Preparación:
Para cocer la quinoa tienes que lavarla previamente un par de veces, para ello, ponla en un bol y cúbrela con agua, remueve un poco, deja reposar un par de minutos y escúrrela. Pon en un cazo con 1 taza y media de agua, y cuando esté caliente, añade la quinoa. Déjala cocer unos 20 min a fuego medio removiendo de vez en cuando,  por último, si queda algo de agua, escúrrela de nuevo.
Por otro lado lava y raya la zanahoria y el calabacín (puedes dejar la piel), y déjalos escurriendo en un colador. 
A parte, en un bol, pon la harina de trigo, la harina de maíz y ve vertiendo poco a poco cerveza mientras remueves hasta que quede una pasta manejable (no muy líquida) y sin grumos. Añade la quinoa cocida (es importante que ya esté fría), la zanahoria, el calabacín bien escurridos, y las especias. mezcla y amasa hasta que quede compacta, si ves que queda demasiado blanda para manipularla puedes añadir un poco más de harina de maíz. 
Forma bolitas con la masa y cháfalas con las palmas de las manos. 


Por último, cocínalas en una sartén con un poco de aceite de oliva. También puedes usar el horno, déjalas unos 15 minutos, hasta que estén dorados.













jueves, 9 de febrero de 2017

Alcachofas al limón con piñones y almendras



Ya empiezan a verse las primeras alchachofas por los mecados, y yo que soy muy fan, no me pude resistir a probarlas cuando las ví el otro día, así que preparé una receta sencilla y con mucho sabor en la que las alcachofas son las protagonistas absolutas.

 Aquí te dejo la receta:




Ingredientes:
Alcachofas 
1 limón
perejil
sal
aceite de oliva
1 diente de ajo
sal
pimienta
almendras laminadas o en trozos
piñones


Preparación:
Limpia las alcachofas, corta las puntas, y quita desde abajo hacia arriba las hojas exteriores más gruesas hasta que llegues a las más tiernas, y recorta un poco los rabos (normalmente se quita entero, pero yo dejo un trozo porque me gusta su sabor, y porque me gusta aprovechar todo, pero puedes hacerlo como prefieras). Después corta las alchachofas en mitades, y cada mitad en en dos partes, (o tres si son muy grandes). Según las vayas cortando, ve introduciéndolas en un bol con agua fría, perejil y unas rodajas de limón para que no se oxiden. 
Cuando tengas todas, ponlas en una cazuela ancha o sartén profunda que tenga tapa, añade zumo de 1/2 limón, y agua hasta que llegue hasta la mitad de las alcachofas, ponlas al fuego, tápalas y remueve de vez en cuando, al cabo de unos 15-20 minutos, o cuando empiecen a estar blandas, (puedes pinchar con la punta de un cuchillo para comprobarlo), quita la tapa, añade sal, pimienta y un diente de ajo laminado, y déjalas destapadas hasta que se vaya consumiendo el caldo, removiendo poco a poco. Cuando quede muy poco jugo, es decir, se vean jugosas pero no secas, apaga el fuego, añade un poco más de limón (unas gotas), piñones y almendras al gusto, remueve y deja reposar unos minutos.








lunes, 23 de enero de 2017

Estofado de soja, champiñones y guisantes a la cerveza

 Esta es una receta infalible: en este estofado vegano, la soja queda jugosa, tierna y con mucho sabor. Es muy fácil de preparar y reposado queda incluso más sabroso.
¡Espero que te guste! 


Ingredientes
(4 personas)
2 tazas de soja texturizada gruesa 
200 gr de champiñones
1 taza de guisantes congelados
1 tomate rallado
4 dientes de ajo
1 cucharada de harina
 1 vaso de cerveza
Aceite de oliva
Sal
Pimienta
Comino molido



 
Preparación:
En una cazuela cubre el fondo con aceite de oliva y agrega los dientes de ajo machacados, rehoga hasta que empiecen a dorarse y añade los champiñones laminados (láminas gruesas). Sofríe y retira los champiñones en un plato a parte. 
Añade a la sartén los guisantes y la soja texturizada (no es necesario hidratarla previamente). Remueve y añade el tomate rallado, sofríe unos minutos y agrega la harina espolvoreando poco a poco, mezcla bien e incorpora la cerveza. Deja a fuego lento unos 20 minutos. Si ves que va quedando muy seco, puedes añadir un poco de agua. 
Por último, añade los champiñones a la sartén, un poco de sal, pimienta y comino molido, apaga el fuego, tapa la cazuela y deja reposar unos minutos antes de servir.




domingo, 15 de enero de 2017

Rollitos veganos de setas y guisantes



Hoy traigo esta receta de rollitos  veganos de masa brick con setas y guisantes, están muy buenos, la textura crujiente del exterior junto con la mezcla sabrosa del interior queda fenomenal,  y son más sencillos de preparar de lo que parece, la única dificultad está en enrollarlos bien para que no salga el relleno, pero es cuestión de maña y/o ensayo.

¡Espero que te guste!




Ingredientes:
6 láminas de masa brick
Una 8 setas grandes
1 taza de guisantes (frescos o congelados mejor que los enlatados, aunque también sirven)
1/2 cebolla
un trozo de  repollo morado (col lombarda)
1 zanahoria
Aceite de sésamo (u otro de sabor suave) 
sal
curry
cúrcuma
pimienta



Preparación:
Pica la cebolla y rehógala, incorpora las setas en trozos pequeños y cocina unos 5 min., añade los guisantes cocidos y escurridos, el repollo morado picado y cocina otros 2 minutos, hasta que quede todo pochado. Después, añade la zanahoria rayada, la sal, cúrcuma, y no te cortes con el curry y la pimienta. remueve, apaga el fuego y deja reposando fuera del fuego.
Por otro lado extiende una lámina de  masa brick, moja un poco con el dedo los bordes, después, en una de las orillas pon un par de cucharadas de las verduras, dobla los lados y enrolla desde la parte de las verduras hacia el otro extremo. Por último, coge una bandeja de horno, engrásala con un poco de aceite y haz rodas cada rollito por ella para que se impregne con un poco del aceite, pero intenta que no queden demasiado mojados. Mete la bandeja al horno y deja que se cocinen unos 10-15 min a 180 grados, hasta que quedan doraditos y crujientes.


Puedes servirlos con un poco de yogur de soja especiado con un poco de ajo en polvo y orégano picado, quedará genial el contraste de la pimienta y el curry con el yogur fresco. También va genial un poco de puré de mango. ¿Y por qué no, los dos?








martes, 20 de diciembre de 2016

Bombones de chocolate negro y fruta

Hacer estos bombones es muy fácil y ¡¡están buenísimos!!
Llevaba tiempo queriendo hacar algo así y nunca me ponía manos a la obra, además, no sabía qué poner sobre el chocolate, hay tantas ideas que no tenía claro cuál elegir. Pero el otro día, por el mercado me llegó la inspiración: en un puesto de frutos secos y especias ví que vendían daditos de fruta confitada y me vino a la mente el chocolate para fundir que teía muerto de risa en el armario. Al final opté por comprar papaya confitada, unos arándanos deshidratados y un poco de coco rayado...

¿Qué necesitas para hacerlos?
Cocholate negro para fundir (el que yo utilicé llevaba un 70% de cacao puro)
fruta confitada (escarchada)
arándanos deshidratados
coco rayado
almendra cruda picada

¿Como hacerlo?
Derrite el chocolate al baño maría (puedes derretirlo en el microondas, pero a mi me gusta más como queda al baño maría, porque al fundirse poco lentamente es más fácil controlar que no se queme). Cuando la mayoría del chocholate esté fundida, pero no todo, retira del fuego y remueve, con el calor que queda terminará de derretirse (si se hace demasiado al fuego pierde brillo y textura).
Después coloca sobre una bandeja una lámina de papel vegetal y con una cuchara o espátula, ve poniendo chocholate sobre el papel, puedes darle forma redondeada como yo, o alargada, como se te ocurra... Otra opción es extender todo junto y hacer una especia de tableta, también puedes hacerlo con moldes de silicona para bombones...
Una vez que hayas puesto el chocholate sobre el papel, pon encima la fruta, el coco rayado, y la almendra y mételo al congelador unos 15-20 minutos, hasta que veas que queda duro y compacto.

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Ensadada de col rizada (Kale) y garbanzos con aliño de naranja




El famoso Kale, no es ningún misterio, en realidad se trata de nuestra col rizada o berza, se ha estado
utilizando tradicionalmete en cantidad de platos, sobre todo en guisos, potajes, etc. pero por algún motivo ya no se utilizaba tanto y  ya no era tan  fácil encontrarla. Por suerte, últimamente está se moda y está volviendo a fruterías y supermercados, ¿el motivo? se están alabando (con mucha razón) sus propiedades: es fuente de fibra y tiene propiedades antioxidantes, calcio, hierro, vitaminas A y C, además de baja en calorías.
La col rizada o kale se puede consumir de muchas maneras, por ejemplo, seguro que muchos lo habéis visto, en batidos; pero también en guisos al igual que usarías cualquiero otra verdura de ese tipo, como por ejemplo las acelgas: se puede dar un herbor rápido y añadirlo a platos rehogados, incorporarlo a guisos de caldo, comerlo cocido con una vinagreta, hacerlo tipo chips en el horno o fritas..., otra opción es tomarla cruda, para ello, hay que asegurarse de que no se queda demasiado dura, por lo que es aconsejable darle un masaje ¡si, si, un masajito!, para ello lo mejor es cortarla a trozos, ponerla en un bol y añadir aceite, vinagreta o el aliño que quieras ponerle, después removera o masajearla un poco hasta que la col rizada está bien impregnada y dejarla reposar así unos minutos.


Hoy he preparado una receta en la que he utilizado la col rizada o kale, os la escribo por si alguien la quiere o busca inspiración para hacer su propia versión:

Ingredientes 
(utilizar las cantidades a conveniencia)

Col rizada
Garbanzos cocidos 
Naranja
Zanahoria
Granada
Almendras 
Ajo
Aceite de oliva
Pimienta
Sal

Preparación:
En un bol, pon un diente de ajo pelado (medio si es para dos personas), rayadura de naranja, jugo de naranja, pimienta, sal y machácalo con un tenedor o con una maza, añade e aceite de oliva y mezcla bien. 


Después, lava la col rizada, escúrrela bien y córtala a trozos, ponla en una fuente o bol y añádele el aliño anterior, remueve con las manos y masajea hasta que todas las hojas queden bien impregnadas, tápalo con un paño limpio o film  de envolver y deja reposando unso 15 minutos.


 Mientras el kale reposa, puedes empezar a preparar el resto de ingredientes: lava y escurre los garbanzos, raya la zanahoria, parte las almendras en trocitos en un mortero, y pela la granada (un truco para que esta tarea no sea pesada es el siguiente: córtala por la mitad, (de manera que en una mitad quede el culo y en otra el rabito), colócala sobre tu mano una mitad con la parte de los granos hacia la palma, ahueca tu mano dejándola cóncava, como si fuera una espacie de bol, sujétala bien fuerte con los dedos y golpea con un cucharón o espátula, verás como en segundos han caído todos los granos).
Una vez preparados el resto de ingredientes, ve añadiéndolos a la col rizada:
Garbanzos

Zanahoria rayada
 Granada
Almendra
 ¡Por último, remueve bien, mezcla y sírvelo! :)

__________________________________________________________________________

______________________________________________________________________



miércoles, 30 de noviembre de 2016

Galletas saladas de almendra y tomate seco.


Hola, hoy traigo esta receta de galletas saladas veganas, de una manera diferente, el tomate seco les da un sabor  intenso que junto con la almendra hace que estas galletas sean irresistibles, se pueden comer solas, o para "dipear" con hummus, patés, cremas..., también pueden usarse como base para canapés.

Ingredientes:
1 taza de harina de trigo
1/2 taza de harina de maíz
una cucharadita pequeña de sal 
pimienta
una cucharada de orégano
4 mitades de tomates secos 
2 chucharadas grandes de almendras crudas troceadas
2 cucharadas de aceite (de oliva si quieres un sabor intenso, o de girasol o sésamo si lo quieres más suave)
agua

¿Cómo prepararlas?
En primer lugar, precalienta el horno, después pica los tomates deshidratados y mézclalos con el resto de ingredientes en un bol, remueve y ve añadiendo agua tibia poco a poco hasta que vaya quedando una masa manejable (como la de la pizza). Amásala unos minutos con las manos, hasta que vaya dejando se pegarse. 

Ahora puedes seguir de dos maneras:
-Una con un resultado en el que las galletas te saldrán más homogéneas (mejor si las vas a usar con base para canapés): espolvorea un poco de harina sobre un trozo de papel vegetal (puedes hacerlo sobre otra superficie limpia y seca, como la encimera, pero el papel vegetal te ayudará a despegarlas mejor), coloca la masa y extiéndela de manera homogénea con un rodillo y con ayuda de un molde o cortador de galletas, ve cortando todas la galletas que puedas, aprovecha bien la masa desde los extremos. Si cuando hayas cortado todas la posibles queda un poco de masa, únela y extiéndela de nuevo para volver a hacer algunas galletas más. Colócalas en una bandeja de horno con papel vegetal.

-Para un resultado más rústico (es el que hice yo), ve cogiendo bolitas de masa, crea una esfera con cada una de ellas y aplástalas, después colócalas sobre una bandeja de horno con papel vegetal.

Para terminarlas, hornea unos 15 minutos a 180º, o hasta que veas que empiezan a dorarse.